miércoles, 1 de abril de 2009

Chelsea Hotel

Tengo que decir una cosa y es que hace poco he descubierto a Leonard Cohen, si sé que suena un poco raro que un dependiente de una tienda de discos no hubiera prestado atención, pero lo cierto es que asi es y me comentaron que había una canción del cantautor bastante subidita de tono, esa canción es la de Chelsea Hotel. La historia se remonta cuando el susodicho fue al encuentro de Brigitte Bardot, para tener una noche de cartas, seguramente, pero en cambio se encontró a Janis Joplin, la cual le ofreció una felación, se ve que le gustó tanto que le hizo esta canción.

I remember you well in the Chelsea Hotel,

you were talking so brave and so sweet,
giving me head on the unmade bed,
while the limousines wait in the street.
Those were the reasons and that was New York,
we were running for the money and the flesh.
And that was called love for the workers in song
probably still is for those of them left.
Ah but you got away, didn't you babe,
you just turned your back on the crowd,
you got away, I never once heard you say,
I need you, I don't need you,
I need you, I don't need you
and all of that jiving around.

I remember you well in the Chelsea Hotel
you were famous, your heart was a legend.
You told me again you preferred handsome men
but for me you would make an exception.
And clenching your fist for the ones like us
who are oppressed by the figures of beauty,
you fixed yourself, you said, "Well never mind,
we are ugly but we have the music."

And then you got away, didn't you babe...

I don't mean to suggest that I loved you the best,
I can't keep track of each fallen robin.
I remember you well in the Chelsea Hotel,
that's all, I don't even think of you that often.

Te recuerdo claramente en el Chelsea Hotel,
hablabas tan segura y tan dulcemente,
mamándomela sobre una cama deshecha
mientras en la calle te esperaba la limusina.
Esas eran las razones y ésa fue Nueva York,
nos movíamos por el dinero y la carne
y a eso lo llamaban amor, los del oficio,
probablemente, aún lo es para los que quedan.
Pero te fuiste, ¿verdad, nena?
Sólo le diste la espalda a la gente
y te alejaste, ya nunca volví a oírte decir:
«Te necesito, no te necesito, te necesito, no te necesito»,
mientras todos te bailaban alrededor.
Te recuerdo claramente en el Hotel Chelsea.
Ya eras famosa, tu corazón era una leyenda.
Volviste a decirme que preferías hombres bien parecidos
pero que por mí harías una excepción.

Y cerrando el puño por los que como nosotros
están oprimidos por los cánones de belleza,
te arreglaste un poco y dijiste: «No importa,
somos feos, pero tenemos la música».

Y entonces te fuiste, ¿no es así, nena?
Simplemente, diste la espalda a la gente
y te alejaste, ya nunca volví a oírte decir:
«Te necesito, no te necesito, te necesito, no te necesito»,
coreándote todos alrededor.

Y no pretendo sugerir que yo te amara mejor
No puedo llevar la cuenta de cada pájaro que cazaste.
Te recuerdo claramente en el Hotel Chelsea.
Eso es todo, no pienso en ti muy a menudo.

2 comentarios:

Marisol dijo...

Tendrá que haber algo de verdad en estas letras... tanta curiosidad me ha dado escuchar esta canción que lo haré después de enviarte este comentario.
Recibe un cordial saludo desde Berlín.

estoy_viva dijo...

Me gusta esta cancion bastante, pero no sabia lo que cuentas que curioso.
Con cariño
Mari